Visit Us On InstagramVisit Us On TwitterVisit Us On Linkedin
¿Qué pasa si mi perro o gato tiembla?
/
/
¿Qué pasa si mi perro o gato tiembla?

¿Qué pasa si mi perro o gato tiembla?

Las mascotas pueden temblar por muchas razones: dolor, miedo, ansiedad, nervios o simplemente tener demasiado frío. Incluso hay un trastorno endocrino llamado enfermedad de Addison que también puede causar escalofríos excesivos. A menudo vemos a los perros temblar y temblar durante las tormentas eléctricas o los fuegos artificiales de cualquier fiesta, como año nuevo. Algunos incluso responderán de esta manera si hay mucho ruido inusual cerca debido a la construcción o las sirenas de un coche.

Si los escalofríos están realmente relacionados con la temperatura (lo que generalmente no sucede), es muy probable que tú también tengas demasiado frío o que acabes de traer dentro a tu perro peludo desde el frío del aire libre. Si ninguno es el caso, lo más probable es que sus temblores no sean por el frío.

Otra posibilidad es que haya un dolor como causa de los escalofríos o temblores; esta es una razón muy común. La dificultad aquí es tratar de determinar si el grado de dolor o la fuente del dolor deben ser motivo de preocupación para entrar en pánico y llevar a su perro o gato directamente a su veterinario o a un centro de emergencia. A menudo esto es una decisión difícil que tomar, pero aquí te enseñamos algunas pautas a seguir.

Si los escalofríos y temblores van acompañados de un jadeo excesivo, esto suele ser un signo de estrés y un dolor o molestia más intenso.

Si ve, o siente, un problema obvio: una extremidad anormalmente gruesa que indica una posible fractura, un abdomen extremadamente hinchado o tenso que indica una posible hinchazón, pancreatitis u otro dolor intestinal o rigidez extrema (como si su mascota no quisiera moverse) especialmente en el cuello o la espalda con o sin anomalías de la marcha o ataxia (que parece como si su mascota estuviera borracha y tambaleante), esto puede indicar una hernia discal o un problema muscular a lo largo de la columna vertebral. Si este es el caso, tienes que buscar atención médica veterinaria lo antes posible, cuanto antes mejor.

Si no notas ninguno de los síntomas anteriores, puedes intentar darle a tu mascota un medicamento aprobado por el veterinario, apropiado para su especie, analgésico o antiinflamatorio si tiene uno en su casa en el «botiquín para mascotas». En caso de necesidad, para perros, puede probar una aspirina tamponada o Ascriptin (que es aspirina con antiácido) con una dosis de una aspirina pequeña  por cada 5 a 10 Kilos de peso corporal, o una aspirina para adultos o Ascriptin por cada 25 a 35 kilos de peso corporal. No lo use más de una vez, y no use ningún otro medicamento contra el «dolor» para su perro o gato sin antes consultar con su veterinario. Tenga en cuenta que el paracetamol, el ingrediente activo de Tylenol, puede matar a un gato. Si los síntomas sutiles del dolor persisten, consulte a su veterinario para obtener un diagnóstico más específico o un tratamiento más agresivo.

Compartir este post

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar

Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.